Redentoristas en el Rimac

Soldados al cuartel. (San Juan da Casa a los Redentoristas)

Los padres vivían prácticamente en un ambiente tugorizado, aliñados en cuartuchos sin ventilación, en un lugar perjudicial a su salud y sin poder aumentar el número necesario para las misiones y la observancia regular (crónicas). Necesitaban con urgencia una casa más amplia. Desde el principio pusieron este asunto en manos de San José.

Tras varios años de sufrimiento y obstáculos del clero y de parte del gobierno llega junio de 1890.

El Sr. Presidente de la República Andrés Abelino Cáceres visita el Convento. El P. Grisar le expone: “Excelentísimo Sr. Presidente, hemos solicitado al supremo gobierno que nos venda el cuartel, para establecer un colegio de misioneros para las provincias del interior del país… es mas conveniente que al lado del templo, con el Santísimo Sacramento vivan sacerdotes y no soldados”. Luego de un buen diálogo, Presidente Cáceres dijo: “Es más conveniente que al lado de Santísimo estén sacerdotes y no soldados” con estas palabras todo quedó resuelto.

Nosotros los redentoristas hemos dado gracias a Dios y a nuestra buena Protectora María por habernos sacado de este apuro. Les hemos servido a nuestros ilustres visitantes unos vasos de vino y de cerveza y todos se fueron contentos.

A partir de esta fecha memorable, la casa del Rímac, se convierte en foco de Irradiación Misionera, a todos los lugares aún a los más apartados de la república; Catequética,  a través del famoso catecismo san Alfonso del Rímac, uno de cuyos principales directores fue el tan querido y recordado P. Gustavo Diette; del Amor y Devoción a María, la Madre del Perpetuo Socorro, mediante la archicofradía, cuna y origen de todas las súplicas de Lima y sus alrededores; Social, con la creación de la liga de Hombres San Alfonso, cuyo promotor fue el insigne P. Eugenio Pernin; Espiritual, a través de los retiros al clero, a los religiosos y religiosas; Literaria, de una manera proyectada a la evangelización de nuestros hermanos de habla quechua; Promoción Humana Integral, elevando sobre todo el  nivel de vida del campesino de los andes.

Desde entonces, la casa del Rímac irradia su acción misionera a todos los lugares aún a los más alejados de nuestra patria.

Los intrépidos hijos de San Alfonso toman por asalto la Cordillera de los Andes y establecen nuevas comunidades.

Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Redentoristas en el Rimac

  1. ALBERTO dijo:

    ME PARECE INTERESANTE LA PAGINA WEB, EN DONDE NOS INFORMAS LOS ACONTECIMIENTOS DE LA COGREGACION REDENTORISTA. AQUI NOS FALTA HACER UN ESPACIO PARA LAS VOCACIONES, PARA QUE TENGAN MAS INTERES DE SEGUIA A LA CONREGACION Y ASI AL SERVICIO DE DIOS Y A LA IGLESIA.

  2. Pablo dijo:

    Saludo al querido y recordado P.Eduardo Bottegal.
    Estuve con Juancito Oreja y haciendo con él algun trabajito de impremta.
    Espero estes pronto por la Capi y verte y charlar contigo.Vaya vaya . . .
    Abrazo y oraciones por todos los hermanos peruanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s