San Alfonso

 

La espiritualidad y el ejemplo de Alfonso tienen mucho que ofrecer al mundo tan herido de hoy. Alfonso era una persona dotada de una extraordinaria sensibilidad de profunda compasión. Él tenía una mente brillante y un corazón ensanchado por el amor a Dios y al Pobre. Todo lo que él era y todo lo que él hizo, brotaba de su propia experiencia profunda e íntima de un Dios cercano, amoroso y benévolo. Todo su ser estaba arraigado en la proclamación de la abundancia del amor de Dios y en su gran deseo de unir su amor a Jesús Redentor a su amor por el pobre…. Él tenía una sensibilidad exquisita ante el amor de un Dios que se manifestaba vivo y actuando en los corazones de los pobres y abandonados y por eso Alfonso se comprometió a abogar por ellos constantemente. Él vio que las estructuras y la espiritualidad existentes de la iglesia no alcanzaban a los pobres y por eso, con gran creatividad e imaginación desarrolló nuevas maneras de proyectar su mensaje evangelizador… El reconocía y enseñaba que la amistad profunda con Dios estaba al alcance de la gente sencilla. Su mensaje profético es necesario y tiene resonancia en nuestros tiempos. Con fidelidad creativa a su espíritu, testimoniemos con nuestras vidas al Dios amoroso y cercano de Alfonso. Fragmento de “Un viaje con Alfonso”, Hna. Anna Munley, I.H.M.

Imagen | Esta entrada fue publicada en Reflexiones, Santos Redentoristas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s